El océano es el protagonista de una exposición itinerante y un sitio web

2017-01-25T16:12:08+00:00

Logo Sumérgete¿Por qué las algas tienen distintos colores? Esa es una de las tantas dudas que los niños pueden aclarar en www.sumergete.cl . El sitio fue creado por el Instituto Milenio de Oceanografía (IMO), con sede en Concepción, y tiene como objetivo principal que estudiantes de enseñanza básica y media, además de sus profesores, conozcan y valoren el océano que baña las costas de Chile.

Su diseño se inspira en un acuario virtual y su contenido está organizado por salas. La primera (y la única en línea hasta el momento) es la Sala Intermareal, que, básicamente, trata de la zona costera. Allí se puede conocer más sobre las olas, las mareas, cómo se forman las playas, los ciclos de vida, los seres vivos que pueblan el área y la acción del hombre, entre otros temas. Las explicaciones se entregan a través de textos, ilustraciones y audios, además de un video.

Para cada edad

“Ya estamos terminando la sala submareal, que es el primer tramo del mar, tras la línea de las mareas. Luego seguiremos con las salas del océano profundo, las islas oceánicas, el mar antártico, el mar de los fiordos, y queremos aprovechar la cooperación con otras instituciones internacionales para incorporar salas, como, por ejemplo, el mar de Colombia”, dice Pablo Rosenblatt, director de extensión del IMO.

La institución también creó una muestra interactiva llamada MACI (Muestra Audiovisual Científica Itinerante), que durante 2015 recorrerá 10 colegios de la Región de Biobío y que en 2016 llegará a otros tantos de las regiones de Valparaíso y Antofagasta.

Se trata de una exposición audiovisual que se complementa con la exhibición de material usado en la investigación oceanográfica, y de experimentos simples que muestran a los escolares las nociones básicas de las interacciones biológicas y físicas que ocurren en el océano.

“La organizamos por niveles. En enseñanza media propiciamos más el debate, mientras que en el primer ciclo básico, las actividades lúdicas”, dice Rosenblatt.

Los niños pueden hacer experimentos para ver cómo se originan las corrientes marinas producto de las variaciones de temperatura o ver bajo el microscopio muestras de zoo y fitoplancton.

“Tratamos de adaptar nuestro contenido al currículum escolar chileno, pero nos dimos cuenta de que el mar apenas está presente en él. Por eso queremos que esta iniciativa sirva también para que los profesores puedan hacer esfuerzos para incorporar el mar dentro de sus clases y que las autoridades sumen más contenidos sobre el mar, que es cerca del 80% de nuestro territorio”.

Nota original: El Mercurio