Nuestro país y los Centros Milenio, constituyen una atractiva oportunidad de colaboración científico tecnológica de calidad para otros grupos científicos del mundo

La Dirección de Energía, Ciencia y Tecnología e Innovación (DECYTI), del Ministerio de Relaciones Exteriores, dio a conocer en su boletín número 46 a la Iniciativa Científica Milenio, bajo el título: “Programa Milenio: ciencia de clase mundial”. 
A continuación compartimos la editorial de la publicación, escrita por nuestra Directora Ejecutiva, Virginia Garretón. Además, al final de este texto encontrarás un link directo a la versión completa del boletín.

La Iniciativa Científica Milenio es un programa del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo destinado a financiar y apoyar el desarrollo de centros de investigación –Núcleos e Institutos- en Ciencias Sociales, Naturales y Exactas, en un contexto de libertad de pensamiento y donde se premia la excelencia científica.

El programa promueve del desarrollo laFoto Oficial (1) ciencia asociativa, considerando cuatro pilares fundamentales: productividad científica de alta calidad; formación de científicos jóvenes; divulgación y transferencia de la ciencia y tecnología a la sociedad, y la participación en redes de colaboración científicas de alto nivel.

La participación de los centros Milenio en redes científicas de colaboración mundial constituye uno de los ejes centrales del programa, debido a que la investigación hoy difícilmente puede ser de alta calidad y desarrollarse en la frontera del conocimiento si sus investigadores están sentados en una oficina pensando solos. La ciencia de frontera se enfoca cada vez más en comprender fenómenos extremadamente complejos que ocurren o impactan a todo el planeta o el universo y que muchas veces requieren investigaciones en variadas geografías, intercambio de capacidades instrumentales diferentes, convergencia de multidisciplinas, y miradas de multiculturalidad.

Por esto, para Milenio es una prioridad promover y facilitar lazos de colaboración con científicos y grupos de excelencia de todo el mundo que le permita a nuestros centros estar en la conversación del conocimiento de frontera mundial. En particular, nos interesa fomentar las relaciones donde nuestros Institutos y Núcleos estén en una condición de igualdad en la cual puedan compartir, entregar y recibir conocimiento, colaborar en la formación de científicos jóvenes de ambas partes y crear instancias de discusión de problemas relevantes para todos los países involucrados.

Actualmente, todos nuestros centros mantienen estrechas relaciones de colaboración con países desarrollados del hemisferio norte, en particular con Francia, Alemania y Estados Unidos. Ejemplo de ello, es el acuerdo de cooperación con la sociedad alemana Max Planck, mediante el cual nuestros científicos no sólo van a colaborar en investigaciones en Alemania y reciben científicos desde allá, sino que también aportan acceso a problemáticas propias de nuestro país, estudiantes y conocimiento que solo se puede dar en Chile como. Por ejemplo, investigaciones sobre la creación de planetas y súper novas en Astronomía mediante el uso de los observatorios astronómicos presentes en el país; estudios de biodiversidad terrestre y marina del hemisferio sur; estudio de modelos de crisis sociales de países en desarrollo, y todo tipo de herramientas e instrumentación para hacer estos estudios.
Como Milenio, estamos muy interesados que estas relaciones se expandan a Asia y Oceanía.

Otro de nuestros focos es promover y potenciar nuestra presencia en América Latina. En particular, buscamos generar lazos con investigadores de excelencia de la región que puedan estar trabajando solos o en grandes centros. Nos motiva aportar a creación de una masa crítica de investigadores trabajando colaborativamente alrededor de grandes temas propios de nuestro continente y que no se tratan en los polos mundiales de investigación como Neurociencias en contextos de desigualdad social; oceanografía del Océano Pacífico; enfermedades y patógenos humanos, vegetales y animales de Latinoamérica; problemas de salud pública de países en desarrollo; movimientos sociales, desigualdad social, políticas públicas y comportamiento de mercados; energías renovables, desastres naturales, glaciología y cambio global del hemisferio sur, entre otros.
También, hay que destacar que Chile constituye un escenario privilegiado para la investigación. Somos un laboratorio natural y “de lujo” para los problemas mencionados.

Tenemos un acceso enorme y privilegiado al océano más grande del mundo el que, a su vez, es el menos explorado: el Océano Pacífico. Este océano está impactando a nuestro planeta de una manera impresionante, y es poco lo que conocemos de él.

En términos de estudios ecológicos, nuestro territorio presenta todos los climas del mundo –excepto el tropical- lo que permite analizar de manera muy transversal los impactos del cambio global. De igual forma, poseemos los cielos más limpios del globo para la astronomía, las variaciones más impactantes en los efectos de las fallas geológicas, y somos una población que en varios contextos se ha mantenido aislada constituyendo, por tanto, un excelente escenario para estudios genéticos, predisposición a enfermedades y condiciones culturales.

Por último, cabe señalar que las condiciones regulatorias y de estabilidad política y social de nuestro país permiten a científicos del mundo movilizarse fácilmente, establecer colaboraciones formales con pares nacionales y realizar investigaciones en lugares remotos y en condiciones de seguridad.
En síntesis, nuestro país y los centros Milenio, constituyen una atractiva oportunidad de colaboración científico tecnológica de calidad para otros grupos científicos del mundo. Aquí encontraran un entorno científico interesante, que cuenta con apoyo del Estado de Chile, con investigadores, estudiantes y profesionales de calidad, y acceso a problemas de estudio de interés mundial.

Revisa el boletín completo aquí: http://goo.gl/jZeQe6

2017-01-25T16:12:04+00:00